martes, 19 de febrero de 2013

bizcocho de manzana y nueces




Maravilloso bizcocho de mi hija Carmen,todo un lujo, lleno de sabores y fácil de hacer probad, probad cosa buena.

Ingredientes:
 250 g de harina
 4 huevos
200 g de azúcar
1 sobre de levadura Royal
1 cucharada de canela molida
 2 cucharadas de azúcar avainillado
 2 manzanas grandes reinetas
1 pellizco de sal
50 g de mantequilla
50 ml de aceite de girasol
200 ml de nata líquida
50 g de nueces
 50 g de piñones
La ralladura de una mandarina
 2 cucharadas de azúcar glass

 Preparación del bizcocho de manzana:

 En un bol grande batimos los huevos con el azúcar hasta que doble su volumen, cuando ya estén así añadimos la nata líquida y mezclamos bien con la batidora. Lavamos la mandarina y rallamos su cáscara. Añadimos a la anterior crema. En el mismo bol introducimos un pellizco de sal, la mantequilla líquida y el aceite de girasol. Batimos todo hasta que no queden grumos. En el siguiente paso mezclamos la levadura con la harina y la echamos al bol anterior, volvemos a batir. Dejamos reposar 10 minutos. Mientras reposa pelamos las manzanas y quitamos el centro de la manzana. Las cortamos en láminas desiguales, rompiendo con el cuchillo la fruta, en un tamaño similar a una patata frita. Es muy importante pelar y laminar las manzanas en el último momento, en contacto con el aire se oxidan y quedan mal. Si preparáis este paso antes no olvidéis de añadir un poco de zumo de limón para que no queden con un color oxidado. Juntamos en un bol los trozos de manzana con el azúcar avainillado, la canela, las nueces y los piñones. Removemos bien con la mano hasta que quede todo bien mezclado, será lo que le dé ese sabor magnífico al bizcocho. Añadimos la crema del bizcocho a un recipiente engrasado con mantequilla y espolvoreado con harina. Introducimos las manzanas y frutos secos por encima de la crema y con la ayuda de un tenedor mezclamos un poco con la masa, no mucho porque no nos interesa que bajen los trozos hasta el fondo del bizcocho. Precalentamos el horno a 190º durante 5 minutos. Introducimos el bizcocho en el horno (opción de calor arriba y abajo, en la bandeja media del mismo) a 190º durante unos 40 minutos. Los 5-10 últimos minutos, cubrimos el bizcocho con un poco de papel de aluminio y bajamos la temperatura a 170º para que no se nos queme (tal como comenté en alguna otra receta, todo depende del horno, siempre mirad con un tenedor, pinchad el bizcocho y cuando esté seco, retirad). Dejamos enfriar durante unas horas. Desmoldamos. Muchas de las tartas de manzana se cubren con una pequeña capa de mermelada de melocón o albaricoque. A mí personalmente no me gusta porque le quita el sabor a manzana, así que os recomiendo espolvorearlo con un poco de azúcar glass.

No hay comentarios:

Publicar un comentario